SEGUIDORES

domingo, 24 de julio de 2011

UNA DESPEDIDA




UNA DESPEDIDA

Así, vestida de silencio,
ni al hijo he de esperar
porque alquilé una casa
en mi locura.
Desde esta alma, muerta
sin dar guerra
desde estos pechos
que aún conservan frescor
cuelga una danza
desde adentro.
He besado la luna
y engendramos flotando
colores nuevos,
pero ya estoy cansada
y no quiero pintarlos
hacia el lienzo del mundo.

Por condición
alcanzo la soberanía
protectora del viaje,
más, ¿Cuánto durará esta muerte?

No, no me concedas el habla,
ni expongas mi artículo,
quiero conservar esta lengua.
Fría tarde reside entre mis huesos
como sombra que envuelve, acompaña,
definitivamente, la lógica no se casará conmigo,
no celebraremos boda de inspiración,
porque jamás coincidimos.

Rodeada de tiempo,
según tengo entendido,
no califico en el juego de opiniones
porque suelo llegar minutos tarde.

Me presento
soy quien lleva kilómetros de vacío,
desde tu palco, observas,
este último acto,
ya no tengo pulso.
Es raro como se exhibe la vida,
soy un simple dibujo, sin sonrisa,
tú me miraste,
te parecí normal,
hoy sé que escupes un turno
de inmejorable abandono
sobre mi pobre tumba.


Como un circo, mi obra,
la sensibilidad, drama,
cerrando mi nombre, payaso en escena,
una despedida, mi boca deshace tu boca...


Rossana Arellano


Safe Creative #1107249738721

6 comentarios:

María García Romero dijo...

Ross,un poema soberbio...!
Elegiaco, lleno de fuerza dominando de forma magistral el mundo de la forma y de la idea.
Te admiro,en la distancia que nos separa te admiro.en la cercanía del verbo, en el sentir del corazón, te amo.Siempre.
Mi abrazo.

Rossana dijo...

María , me sabes, sientes, palpas y me gusta que así sea.
No existe tal distancia, te percibo en el UNO , el corazón palpita al mismo ritmo, no hay equívoco, también te amo cuando todo en mi vibra al leer lo que dejas en tus escritos.
Y vive en mi tu voz desde siempre y más.
Un besoabrazo hacia la luz, gracias por traer lo que estaba dejando ir...

Ross

Ana Muela Sopeña dijo...

Genial, Rossana, como todo lo que escribes.

Un beso
con todo mi cariño, amiga
Ana

Rossana dijo...

Ana
Mi piedra no sólo pesa, sino que tiene en frente cientos de murallas, estoy muy cansada amiga, mi canto sólo desea su nuevo tiempo.
Tqm

Muchas gracias.

Ana Muela Sopeña dijo...

Vuelvo a leer este fascinante poema.

Sí, comprendo el cansancio, Rossana...

Te dejo un abrazo gigante
Ana

Rossana dijo...

Siempre estás mi buena Ana, pero ya no quiero mas, de verdad te lo digo, esta NECESIDAD que se pega a mis dedos y va deslizándose desde la sangre misma...
YA NO LA QUIERO MAS

Un abrazo enorme

Ya mañana, sale nuevamente el sol, verdad? Gracias por mirarme y sentir.

Mañana, Ana, mañana el sol brillará, mañana...

Te quiero, amiga/poeta

Rossana