SEGUIDORES

jueves, 22 de mayo de 2014

Reportaje en LA VOZ HISPANA - agradezco a Zenn Ramos su deferencia

Los pájaros, desnudos, de repente,
enseñan los modales de ser libres…
Rossana Arellano Guirao

¿Puede el poeta abstraerse del alpiste que lo alimenta? No, la poesía es su himno, su bandera, la ideología que lo reivindica como ente social y prolijo. Esta semana, vuelo junto a una Poeta chilena, ella es más que escritura y poema, sus poros encierran un universo que abre ventanas a otros universos,toda ella es: vuelo, brisa, oasis, desierto, luna, loba, antorcha y brasa: Rossana Arellano Guirao. Nace en Santiago de Chile 1961. Estudió Pedagogía en Biología y Ciencias, Universidad de Chile. Escritora, Poeta, Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile y Cuenta Cuentos de Fundación Mustakis. Ha publicado: "Abróchame el Alma", España 2009, "Bajo Río" Antología de poetas y narradores, Chile 2009, "Versos Encadenados" , "Sin Fronteras", México 2010, "Nuestro Horizonte un poema", Perú 2011, "A verso Abierto", Argentina 2012, "Mata ki Te Rangi", Chile 2012, "El Nido" Editorial Mago, Chile 2012, "Huellas", "Antología Poetas y narradores 2012 y "Puente de Utopía", Argentina 2013.
Website: http://rossanaarellanoguirao.blogspot.com/

Zenn Ramos: ¿En qué circunstancia supiste que eras poeta?
Rossana Arellano Guirao: “Considero que uno no se debe nombrar a sí mismo "Poeta" sino más bien todo aquel que se identifique con lo que lee de tu obra, ya sea emocionándose hasta las lágrimas, llenándose de rabia o simplemente diciendo: “Esto lo debí escribir yo mismo, lo siento como parte de mí.” Te diré que fue cuando leía poesía, siendo muy niña, entonces me emocionaba y entre lágrimas decía, algún día seré también alguien que escriba y mis poemas vuelen como los pájaros. Por cierto, soñaba que ellos salían de mi pecho abierto y de mi boca y como dije en un poema, siempre de múltiples colores.”

ZR: En tu obra encuentro una valija de tu “Yo”, no ególatra, sino en sed de búsqueda. ¿A qué responde?
RAG: “Considero que la poesía es un don, muchas veces siento que son cientos de voces que quieren ser escritas y yo, solo un instrumento para captarlas y transmitirlas. Existe un ingrediente esencial que debe estar siempre presente, es simplemente amor, aunque se lea un tanto loco, se trata efectivamente de una enorme sed de búsqueda, hacia el "Uno", precisamente, pero en el plano del crecimiento espiritual. El "Yo" como instrumento, las palabras sostienen al mundo, el amor al prójimo es lo que nos mantiene vivos.”

ZR: Raúl Zurita: "Toda poesía, son pequeñas islas en el océano infinito del silencio" ¿Qué opinas?
RAG: “Aprendí a querer a Raúl Zurita, cuando le conocí en persona. Respeto su palabra, como la de cualquier otro.
Rossana Arellano dice: “La Poesía, es como un rezo individual y único que ha de fluir libre, en el cielo de los hombres” Luego, cada quien verá si las oraciones que dejas le hacen sentido a su propia vida.”

ZR: ¿Háblanos de la gravidez del antipoema en tu obra?
RAG: “Acá, sonrío, toda vez que nacen algunos poemas, sin mayor meditación o tal vez muy meditados a la hora de surgir, es tal vez, un juego de la mente, una especie de "equilibrio" en el desequilibrio del entorno, un algo así, como sentir que vas un escalón más arriba y algo te indica que la realidad está recién comenzando. Entonces te desapegas del entorno y escuchas tu propio ritmo, en una necesidad de abrir los brazos hacia Dios y dar gracias por no enfermar de mundo.”

ZR: ¿Existe algún episodio que te haya marcado, para que naciera El Nido?
RAG: “El Nido, se escribe solo, es una sinfonía personal, con vuelos rasantes algunos, otros agónicos y los más, conversaciones con Dios, oraciones al cielo, mi alma en el punto del recuerdo, escuchando y desarrollándose. También se escribe como mensajes al mundo. En él, se congregan mis años, leerlo es sentir llorar un llanto ignorado. Se descubre el interior y se escucha el llamado. Es un poemario dedicado a mi padre, que fue quien me crió.”

ZR: ¿Qué importa más para un escritor de hoy? ¿La vanidad o la modestia?
RAG: “Hoy en día habitamos los tiempos de la vanidad, hacia donde mires te encuentras con la deshumanización del hombre, seres inconsecuentes con figuras que no les corresponden. Han adoptado una singular prepotencia y falta de respeto que provoca profundo hastío. Los hay que suenan convincentes y fundan sus obras en lo ajeno y no hay que volverse detective o guardián de las letras para descubrir que son solo farsantes. La modestia no anda del brazo de los escritores, entonces, es bueno que de vez en cuando asistan voces que aterricen a los escritores del Pret a Porter.”
Publicar un comentario