SEGUIDORES

martes, 5 de agosto de 2008

Un gato gordo y negro




No mama, no trabaja, no llora,
no se suscribe a la revista de turno,
no posee formulas exitosas
un gato gordo y negro solo vive.

Negro y tan lleno de color y vida
repleta la atmósfera como un reyezuelo,
mientras el espejo de mis ojos turbios
lo ve pasar mendigo de caricias.

Disfruta de un concierto a la hora del polo
viaja en helicóptero como gato esotérico,
me rasguña las entrañas a las seis en punto.
Por cierto no para dañar… él es economista.


Rossana Hasson Arellano


Safe Creative #0906063792824
Publicar un comentario en la entrada